HISTORIA
SOCOSANI

Hace más de 100 años, el químico farmacéutico, Marco Aurelio Vinelli, emprendió un viaje a caballo a través del desierto de Yura, en Arequipa-Perú. Su labor como profesional de la salud y medicina natural, junto a una fascinación por la geografía arequipeña, lo motivaron a desarrollar el estudio por la búsqueda de una fuente de agua virgen, que devendría en el afortunado descubrimiento.

En medio del desierto de tierra colorada, Marco Aurelio tropezó con un exuberante valle, al que bautizó “Socosani”, por la abundancia de carrizos o “Suq’usa”, que allí encontró. Tras perseguir una corriente, dio con uno de los manantiales de agua mineral natural que discurría desde las nieves perpetuas del Volcán Chachani.

En Francia, tras analizar las muestras enviadas por Vinelli, una comunidad científica expresaría que “nunca había probado algo similar y que el descubrimiento era una bendición” y certificó las propiedades minerales naturales del agua Socosani.

A partir de ello, Marco Aurelio implementó la primera planta embotelladora de agua mineral natural peruana, en el corazón del Valle de Socosani y desde ese día el agua mineral natural Socosani y sus beneficiosas propiedades para la salud están al alcance de todos.