En busca de lo natural

Hace más de 100 años, un estudioso emprendió un viaje a caballo a través del desierto de Yura, en Arequipa, Perú, en busca de una fuente de agua virgen.

Suq’usa o carrizo

Manuel Aurelio Vinelli, como se llamaba, tropezó con un exuberante valle al que bautizó Socosani, por la abundancia de Suq’usa o carrizos, y halló ahí uno de los manantiales de agua mineral natural, que discurría desde el Volcán Chachani. 

Hallazgo bendito

En Francia, analizadas las muestras enviadas por Vinelli, científicos la reconocieron como única, y certificaron las propiedades minerales naturales del agua Socosani.

Al alcance de todos

Así, Manuel Aurelio implementó la primera planta embotelladora de agua mineral natural peruana en el corazón del valle y desde ese día el agua mineral Socosani y su balance de propiedades único está al alcance de todos.